GHOSTING, ZOMBIEING Y BREADCUMBING: LAS CONDUCTAS TÓXICAS EN LAS RELACIONES VIRTUALES

Pin It

El furor de las apps en las relaciones de pareja generó un glosario de nuevos términos, que definen diferentes formas de vincularse.

por Federico Picone / dotpod.com.ar

Allá a lo lejos, cuando Internet no era moneda corriente y no teníamos un smartphone en mano, las relaciones virtuales eran cosa solamente de los más tímidos, de los menos extrovertidos y probablemente de los más tecnológicos. Muchos buscaban a su media naranja en canales de chat IRC, que solamente permitían escribir texto y las emociones se describían normalmente con emoticones. También quedó lejos las maneras en que el resto del mundo catalogaba de perdedores a los que utilizaban a Internet, como el círculo de confort en donde iniciar el contacto afectivo.

Actualmente las relaciones virtuales están a la orden del día, ya sea desde una separación, una relación de trampa o simplemente para aquellos a los que les cuesta dar en la tecla, primero desde los sitios de citas online y actualmente desde las apps, todo está al alcance de la mano para que podamos encontrar lo que buscamos. No por nada las relaciones virtuales son el primer medio de contacto en el mundo gay y el segundo en el mundo heterosexual.

Claro que el auge de un medio, también trajo consigo algunos términos nuevos, que es mejor tenerlos frescos para en cuestión de minutos, catalogar el tipo de relación o vínculo que estamos teniendo.

El primer término del que vamos a hablar es “Ghosting” y que nace de la palabra en inglés ghost que significa fantasma. Es cuando al conocer a alguien a través de alguna red, ya sea Tinder, Happn o WhatsApp, esa persona de repente deja de contestar y desaparece. Normalmente se trata de alguien que no quiere despedirse como corresponde y le es más fácil “hacerse humo”. Quien hace ghosting es considerado básicamente un cobarde.

“Slow Fade” es una variante del ghosting aunque en versión degradé. Se trata de las personas que empiezan una relación con alguien y luego de consumir o de conocerla, van cortándola de a poco. En relación al ghosting es menos atractiva, ya que genera la ilusión de esperanza, de que en algún momento esos mensajes volverán a aumentar y volveremos a verla.

En tercer lugar nos encontramos con el “Benching”, que es algo así como tener a alguien en el banco de suplentes. Suelen hacerlo personas que no van a terminar en nada pero que para aumentar su autoestima necesitan hablar esporádicamente. Si alguien nos hace benching, es muy poco probable que la relación se consuma, ya que la interacción solamente sirve para tontear y nada más.

El “Breadcrumbing” viene de breadcumb que significa miga de pan. Se trata de personas con las que se tienen a veces conversaciones profundas pero que de un día para otro pueden no contestar. De aquí mismo nace el “Orbiting”, término que viene de orbitar y que se define a aquellos que nos ponen me gusta, comentan lo que hacemos pero no llegan a nada concreto.

Respecto al poco conocido término “Zombieing”, también conocido como “Walking Dead”, es aquél en el que una vieja relación vuelve a la luz de la mano de las redes sociales, ya sea comentando nuestras publicaciones o intentando chatear con nosotros.

Finalmente nos encontramos con el “Love Bombing”, un término interesante que habla de relaciones, que se dan muy intensamente en un período relativamente corto de tiempo, siendo este de alrededor de un mes. El término que se traduce como bomba de amor, se describe como esos momentos en los que conocemos a alguien y no podemos dejar de hablar con esa persona. Esta frecuencia de mensajes va disminuyendo hasta que un día nos quedamos con algo tipo “te envío esto porque me acordé de vos”.

Si te identificaste con alguno, intenta entonces valorar por qué lo has hecho y, si lo haces, asume las consecuencias y actúa correctamente.