El Cerro Catedral reabrió su centro de esquí solo para residentes en una jornada de nieve y sol

Bariloche: El centro de esquí andino del Cerro Catedral, en Bariloche, abre sus puertas sólo para quienes tienen el pase de residentes, exigiendo a los visitantes el uso permanente de barbijo, antiparras y guantes.

Pin It

El Cerro Catedral reabrió oficialmente sus puertas esta mañana con un clima fresco pero soleado, cielo despejado y mucha nieve, convirtiéndose de esta manera en el primer centro de esquí de Latinoamérica en realizar su apertura durante la pandemia de coronavirus, aunque solo recibe la visita de residente de la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche que deben cumplir protocolos sanitarios, según informaron a Télam fuentes oficiales.

“Estamos probando esta semana y, a partir de lo que podamos observar, veremos cómo continuamos”, explicó el intendente de la ciudad cordillerana Gustavo Gennuso.

“Por un lado, el centro cumple un rol importante para Bariloche en lo laboral, pero además hay necesidades vitales como la relación de los montañistas con la montaña. Fueron ellos quienes me impulsaron a buscar una manera de abrir el cerro, con qué cuidados y cómo canalizar esa actividad”, detalló el mandatario local.

Asimismo Gennuso manifestó: “Lo que nos estaba pasando es que, al no tener una apertura formal, la gente iba a lugares muy peligrosos. Entonces, hacerlo de manera legal, tener protocolos, servicios y demás, nos permite controlar una actividad que se hacía de modo clandestino con todos los riesgos que eso conlleva”.

El secretario de Turismo de Bariloche y miembro del directorio Eamcec, ente que regula y controla el Cerro Catedral, Gastón Burlón, se mostró satisfecho con la reapertura “ya que el Catedral es el primero en hacerlo durante la pandemia en Latinoamérica”, dijo a Télam.

“Todo funcionó de manera excelente, todo el mundo cumplió los protocolos, más de cincuenta estudiantes que se forman como instructores de esquí se sumaron para dar una mano y hacer de acompañantes a esta apertura y eso permitió que la gente cumpliera la distancia en la fila y usara el tapabocas como corresponde”, indicó Burlón.

Con respecto a los comercios gastronómicos, el funcionario detalló que “están únicamente abiertos para el take away, pero no se puede comer adentro”.

Por otra parte, el funcionario destacó que “el personal de la empresa está muy predispuesto” y además consideró que “el esquí es un deporte muy seguro en el contexto de la pandemia porque uno tiene muchas cosas: casco, tapabocas, antiparras… todo eso brinda una protección”, según dijo Burlón a Télam.

El miembro del directorio Eamcec se mostró optimista con respecto a la ampliación de permisos para participar de esta actividad: “Esperamos que dentro de poco se pueda habilitar el turismo y pueda venir gente a disfrutar de este tremendo año que tenemos en cuanto a nieve”, explicó y recordó: “Hoy es únicamente para residentes, ya que el turismo en Bariloche está cerrado, no pueden venir turistas”.

El secretario de Turismo informó también que se avanzará paulatinamente mientras las actividades serán controladas por personal municipal tal como sucede con los comercios y evitar la multiplicación de contagios de coronavirus.

“Por ahora venimos muy contentos porque lo estamos logrando, ya tenemos a toda la ciudad operativa y ha quedado demostrado que los casos que vemos no son por la apertura del comercio”, destacó.

23/07/2020; Bariloche: El centro de esquí andino del Cerro Catedral, en Bariloche, abre sus puertas sólo para quienes tienen el pase de residentes, exigiendo a los visitantes el uso permanente de barbijo, antiparras y guantes. Foto: Alejandra Bartoliche/Télam/CGL

Acerca de la apertura del Cerro, el director de la Asociación de Instructores de Esquí y Snowboard, Hernán Franco, dijo a Télam: “La gran cantidad de nieve que había en la parte superior generó algunos inconvenientes menores, pero la gente de Bariloche pudo acceder bien para esquiar. La montaña está muy linda y nos tocó un día de sol, frío, pero con buenas condiciones”.

Franco detalló que “la asociación de instructores invitó a los preparadores y a los cursantes de las capacitaciones para ayudar a la gente a mantener las distancias en las filas y recordar los procedimientos sanitarios vigentes.

En este sentido, Franco dijo que junto con los clubes y otras autoridades locales se seguirá trabajando durante toda la semana para controlar que no se pierdan de vista las medidas mínimas de seguridad y sanidad con respecto a los accesos y agregó: “Estuvo todo bien y la gente está disfrutando con las limitaciones del caso”.

Con respeto a los negocios y comercios, Franco especificó: “De momento, los locales gastronómicos en la parte superior no están habilitados, sí algunos lugares del sector inferior y algunos negocios que están trabajando de cara al público. Pero las escuelas de esquí no pueden funcionar por falta de pases para los instructores y no se sabe si van a desempeñarse comercialmente”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Argentina de Instructores de Esqui, Snowboard y Pisteros Socorristas (Aadides), Martín Bacer, dijo a Télam que “hasta este momento, la apertura fue como lo habíamos programado hace unos días, con total normalidad, hubo mucha gente y acompañaron el día, la cantidad de nieve y la calidad”.

Aadides sumó personal para colaborar con el operativo de reapertura: “Hemos dispuestos de instructores para hacer la prevención, sobre todo en las entradas de los medios de elevación, la salida y algunos en pista”, aseguró Bacer.

Además, desde Catedral Alta Patagonia informaron que “todo el personal cumple un estricto protocolo de seguridad e higiene laboral confeccionado por Capsa y bajo la supervisión de médicos laborales y una consultora de seguridad e higiene”, según precisaron a medios locales.

En ese sentido, la empresa lleva un registro minucioso de empleados y cada mañana se les toma la temperatura y se consulta si tienen síntomas compatibles para minimizar cualquier riesgo.

En esta fase de prueba, la apertura será de 9.30 a 16, de miércoles a domingo, sujeto a condiciones climáticas. Finalmente, los paradores de montaña tendrán carácter de refugio, para ofrecer servicios sanitarios y un espacio de resguardo en caso de que las condiciones lo requieran.

Agencia Télam – Fotos: Alejandra Bartoliche