2020: UN AÑO PARA ARMAR

Business people join puzzle pieces in a modern office. Concept of teamwork and partnership. double exposure with internet network effects

Pin It

Lo que el 2019 nos dejó y lo que se espera que vendrá. El análisis según las declaraciones de algunos referentes de distintos sectores que componen al comercio y los servicios.  Las propuestas de CAME que AER acompaña. 

Por Lic. Nerina Díaz Carballo
@nediazcarballo

El 2019 se va y deja sabor amargo. Los años electorales siempre generan un movimiento que repercute en la economía, esta vez no fue suficiente para remontar la crisis.

El sector PYME que emplea al 70% de los trabajadores viene soportando 23 meses consecutivos de caída de las ventas, con promedios entre 10 y 15 por ciento.  

Las pymes argentinas están en emergencia. La recesión, la incertidumbre y la volatilidad se profundizan y delinean y complejo panorama.

“No creemos que la situación económica se revierta en lo inmediato. Hay deterioro en el poder adquisitivo que es difícil de reponer. El asalariado ha perdido mucho, el empresario viene con muchísimos meses de venta negativa, casi por debajo de la rentabilidad para hacer de fondos, ¿cómo se revierte? El primer puntapié es parar la inflación, y el aporte que el gobierno le pueda hacer a los empresarios es buscar alternativas para movilizar la producción y acceder al crédito”, expresó Ricardo Diab, presidente de la Asociación Empresaria de Rosario. 

Ricardo Diab

La incertidumbre como factor común

Desde el sector inmobiliario adjudican la demora en el cierre de operaciones a la incertidumbre generada por los cambios de gobierno y la situación económica, y esperan medidas que sean claras y alentadoras. 

“El cambio continuo de políticas económicas y del valor de cotización del dólar hace que se retraiga la demanda y se profundice la crisis del sector, por lo que deseamos que a partir de la nueva dirigencia se generen condiciones propicias para que crezca la confianza en el mercado, lo que traerá aparejado un aumento en las inversiones inmobiliarias – expresó Sebastián Dib Kai, Presidente de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (CADEIROS) y explicó – Si a través de medidas el valor del dólar se estabiliza, puede haber un repunte de la actividad del sector inmobiliario, pero también es cierto que con esto solo no alcanza. La estabilidad cambiaria tendría que venir acompañada de medidas que alienten la inversión en ladrillos, principalmente a través del Crédito Hipotecario”.

 Luego agregó: “Si bien la rentabilidad del alquiler de los inmuebles es de la más bajas de la historia, tenemos que decir que es una de las inversiones más seguras, de las que conserva su valor en el tiempo y de las menos riesgosas, en comparación con las inversiones financieras o guardar el capital “debajo del colchón”.

 “Desde el sector de estaciones de servicio fue un año con muchas complejidades. A raíz del congelamiento del precio de los combustibles y el desabastecimiento que esto originó, se resintió la rentabilidad del rubro. Dado que las estaciones blancas se sintieron afectadas fuertemente por la suba de precio y la imposibilidad de competir, más allá de que la normativa preveía que se asegure el abastecimiento, algo que no se reflejó en la realidad más allá de las denuncias de las instituciones sectoriales y operadores en particular” – dijo Marcelo Herrero presidente de la Cámara de Estaciones de Servicios, Garages y Afines de Rosario (CESGAR)

y agregó – Los cupos puestos por las petroleras a las estaciones de bandera generaron una retracción en las ventas. La suba de los costos operativos impactó de manera negativa en la rentabilidad de las empresas del rubro. Vemos con expectativa las medidas que el nuevo gobierno imponga para paliar la crisis del país y ver como impacta en nuestro sector”.

Por su parte Sergio Angiulli, Presidente CÁMARA DE FERRETERÍAS Y AFINES DE ROSARIO Y REGIÓN (CAFAROS) contó: En este año no hubo muchas actividades. Desarrollamos una muestra ferretera por marzo y organizamos el viaje a Expo Ferretera sin cargo para todos los socios. Respecto a la economía tuvimos una caída respecto al año anterior de un 15% aproximadamente. No tuvimos fuerte la temporada de invierno, que pensábamos que eso nos iba a ayudar un poco más. Este año han cerrado en Rosario unas 20 ferreterías al menos. Se han abierto otras en número similar a las que cerraron. Lo que si es cierto que la mayoría sufrieron una descapitalización, producto de grandes aumentos de un día para el otro. Fueron varias las veces que cerramos nuestros negocios y con una caja que al otro día había sufrido un aumento del 20 o 30%. La devaluación de este año y el pasado fueron enemigos que los ferreteros tuvimos que soportar.   Hemos perdido capital, porque nunca se dejó de vender, pero es cierto que los formadores de precios hasta que no se aseguraron los aumentos, no entregaron mercadería”.

Desde el sector de la construcción confían en la potencialidad de desarrollo que puede tener el sector.  “Nuestra actividad, la del desarrollo de viviendas es un actividad dinamizadora que tiene 60 sub-industrias vinculadas, que emplea personal con bajos recursos y capacitación, familias con pocos ingresos y tiene un fin social en ese sentido. El próximo gobierno tiene la posibilidad de promover nuestra actividad que es tan positivo para la sociedad“, dijo el Ing. Leandro Rinaldi  Presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda y Desarrollos Inmobiliarios de Santa Fe (AEV).   

En tanto, con una perspectiva más estacional, Ciro Cacciabue presidente de la Cámara Industrial y Comercial del Helado Artesanal (CICHA) dijo: “Es un sector que hace dos temporadas que venimos muy golpeados se sumaron distintas situaciones. Lo evaluamos 17/18 y 18 /19. En la primera tuvimos un gran aumento de la tarifa eléctrica, que habitualmente era retroactivas, nos costó mucho actualizarnos, y a partir de las devaluaciones nos vimos afectados porque nuestros insumos son commodities: leche, derivados de la leche, el cacao que es importado. Es decir que los insumos son importados o de exportación con lo cual tienen valor dólar. Lo cual ha significado un aumento de los costos de energía e insumos que no se ha podido trasladar al precio, al consumidor, porque obviamente el helado, aunque es un gran alimento, no es un producto de primera necesidad, con lo cual venimos sacrificado margen de rentabilidad. – Y añadió – Aumentó mucho la logística dado el incremento del combustible, que afecta mucho los costos. También, el sector recursos humanos, es uno de los que menos se ha atrasado, sabemos que los trabajadores lo necesitan y lo compartimos, pero eso también incluyó en las cuentas. A esto hay que añadirle el clima el año pasado en la primavera fue fresco y lluvioso, y como el helado es temperatura dependiente, con el calor mejoran las ventas”.   Luego concluyó: “Tuvimos malas ventas con márgenes de rentabilidad comprometidos.  Lo que se viene genera incertidumbre, expectativa de que se vuelva a incrementar el mercado interno para que aumenten las ventas. Sabemos que va a ser difícil y complicado, estamos con ganas de que mejoren”.

Salir adelante

Frente a la situación que se presenta para las pymes a nivel nacional y, teniendo en cuenta las particularidades regionales, CAME se posiciona como un actor constructivo en la búsqueda de soluciones para la delicada coyuntura. 

En esa línea, en el marco de la reunión de Consejo Directivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el Departamento de Estudios Económicos, encabezado por Mariano De Miguel, presentó un documento que, analizando la actualidad del país, puso en consideración de todas las entidades del país, una serie de medidas específicas que buscan atender la situación de emergencia que atraviesan las pymes en diversos planos, junto a otras tendientes a recuperar la estabilidad macroeconómica y la actividad del mercado interno.

AER, adhiere al posicionamiento de CAME, entendiendo que la recuperación de las pymes es fundamental para fortalecer la creación de empleo de calidad. Y, además, con los incentivos correctos, pueden ser parte de la solución a algunos de los problemas estructurales de la economía, convirtiéndose en un actor central en el crecimiento de la oferta exportadora nacional.