PYMES Y EL DESAFÍO MUNDIAL

Pin It

La internacionalización de las Pymes se presenta como un reto tanto para exportar como para mantenerse competitivas en el mercado interno. CAME desde hace tiempo trabaja en eso, reclama al gobierno la baja del “costo argentino” y celebra el acuerdo MERCOSUR – UE.

El camino que las PYMES deben recorrer para formar parte del comercio internacional no es una novedad para CAME, de hecho la entidad viene realizando regionalmente actividades para fomentar una cultura exportadora y para que puedan ser competitivas primero con los países de la región. Al respecto el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán dijo: “Las pymes argentinas no tienen cultura exportadora y en eso estamos abocados trabajando fuertemente desde CAME. Si queremos desarrollar las pymes tenemos que mirar al mundo y al mercado consumidor. Ese es nuestro desafío”.

En ese marco, y previo al acuerdo MERCOSUR –UE,  CAME realizó junto a la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) de Uruguay, el 1° Encuentro Iberoamericano de Convergencia Empresarial en Montevideo que reunió a presidentes, autoridades, académicos, actores políticos y empresariales de países de América y Europa (Argentina, Uruguay, Perú, Brasil, Colombia, Chile, España, Paraguay, Costa Rica y Estados Unidos). Cabe destacar la presencia del presidente de la República Oriental del Uruguay Tabaré Vázquez,  el presidente de CAME, el presidente de ADM, Jorge Abuchalja, y el presidente del Banco de la Nación Argentina, Javier González Fraga, el vicepresidente 2° de la entidad, Ricardo Diab, y el secretario del sector de Comercio Exterior, José Luis Lopetegui.

Asimismo participaron Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa, y Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior, en representación del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, quienes formaron parte de diferentes paneles sobre “La interconexión Norte-Sur” y “El futuro de la industria”.

“El desafío de la internacionalización debe estar acompañado indiscutiblemente de sustentabilidad, con metas de modernización. El concepto del triple impacto es fundamental para las pymes, si no complementamos lo económico, lo social y lo ambiental vamos a ser una empresa por poco tiempo. Hoy el mundo demanda calidad y respeto de normas, por eso, en ese contexto, tenemos que generar nuestras empresas”, expresó Díaz Beltrán.

Hay que bajar el “costo argentino”

Días después de la firma, CAME conmemoró el Día Internacional de las Pymes y contó con la presencia del presidente de la Nación Mauricio Macri quien destacó el histórico acuerdo del Mercosur con la Unión Europea. “Hay que prepararse para producir más”, dijo y anunció que se van a ir reduciendo los aranceles con el tiempo. “Las pymes están en la boca de todos y en las manos de nadie, nosotros las tomamos y las pusimos en el centro de la escena”, determinó. Por su parte, del ámbito empresario el titular de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, pidió bajar el “costo argentino” , bajar las tasas de interés, la rebaja de impuestos, la eliminación del impuesto al cheque y la modernización laboral.

Macri puso en valor el papel vital de las pymes en “el país que queremos ser”. “Estamos llegando a una madurez en que los dirigentes empezaron a compartir una visión, en ese país ustedes tienen un rol fundamental para promover el desarrollo verdaderamente federal”, destacó y apuntó a que “las pymes son las que van a escribir el capítulo que viene”.

Por su parte Díaz Beltrán destacó: “El Mercosur, con este nuevo impulso, debe focalizarse en las pequeñas y medianas empresas, que sin ninguna duda deben ser las protagonistas porque somos los principales productores de materia prima para alimentos del mundo. Tenemos que trabajar en las coincidencias de la región para poder enfrentar al mundo, porque por primera vez las pymes del Mercosur tenemos una oportunidad histórica”.

En cuanto a la objeción de algunos sectores por la falta de competitividad frente a la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea (UE), que genera subsidios a toda la actividad productiva, desde CAME se espera primero el análisis de la “letra chica” y remarcó que la apertura será gradual para los sectores sensibles. “Habrá que trabajar durante el tiempo de implementación para ver de qué modo se atiende esta asimetría con disminución o quita de retenciones”, advirtió Díaz Beltrán.

Al respecto, consultado por los medios de comunicación,  Ricardo Diab, presidente de AER, explicó: “Este acuerdo representa una buena noticia para las economías regionales, y una preocupación para algunos comerciantes que lógicamente temen el ingreso de productos. En este sentido, cabe señalar que hubo un encuentro con funcionarios y Cámaras empresariales en las que se nos informó que hay negociaciones para que haya fondos europeos a baja tasa a disposición de esas pymes para que puedan ser competitivas. Por otro lado hay que tener claro que hay dos años por delante al menos para que esto se concrete y para prepararse, y luego habrá ingresos para productos en etapas en 5, 10 y hasta 15 años”.

Cabe destacar que el acuerdo permite una oportunidad de negocios importante dado que actualmente tenemos acuerdos de libre comercio sólo con el 10% del PBI mundial y ahora pasamos a sumar 20% más. Mientras que el 63% de las exportaciones argentinas a la UE son bienes agrícolas que se pueden potenciar con esta apertura y la posibilidad de tener más agregado de valor en el país.

Europa es un mercado muy atractivo con unos 500 millones de habitantes con un ingreso superior a los US$ 34.000 por habitante. Además, permitirá complementar tecnología europea con mano de obra especializada nacional para la fabricación de bienes de capital y, desde aquí, abastecer al mercado nacional y regional.

Desde CAME consideran que las mayores amenazas están dadas por el “costo argentino”, la estructura impositiva, la financiera, la logística, etc. que en la medida que se vaya normalizando acorde con el resto de los países desarrollados permitirán aprovechar las oportunidades que este tipo de acuerdo brindan y reducir las amenazas. Para ello, nación, provincias, municipios, sindicatos y empresarios deben trabajar en pos de la reducción de las cargas y barreras internas.

SUSTENTABILIDAD

CAME viene trabajando en la creación  del Sello “CAME Sustentable”, el cual promoverá la adecuación a estándares nacionales y/o internacionales de los productos de, en principio, las pequeñas y medianas empresas agroalimentarias, para que tengan más competitividad.

Para ello se reunió con el presidente de Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Juan Balbín con la finalidad de presentar el proyecto que se encuentra realizando la confederación denominada “CAME Sustentable” y así contar con el apoyo del Instituto teniendo en cuenta la representación federal con la que cuenta el mismo.

“Estamos en un momento en que necesitamos salir a construir e incorporar nuevas tecnologías para reconvertir al sector y que éste sea más competitivo frente a las exigencias del mercado”, dijo Balbín.

El sello certificará sistemas de gestión y tiene entre sus objetivos colaborar con el posicionamiento de las pymes en mercados cada vez más exigentes; brindar herramientas de aplicación práctica que les permitan agregar valor a sus negocios; generar nuevos canales de interacción y la posibilidad de acceso a nuevas carteras de financiamiento, así como también contribuir directamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre otros fines.