ELON MUSK Y LA CONQUISTA DE MARTE

Pin It

El magnate sudafricano inventor del primer auto eléctrico, tiene como principal obsesión la conquista del planeta rojo.

Elon Musk es un físico, inversor y magnate sudafricano cofundador de algunas importantes empresas como SolarCity, PayPal, SpaceX, Tesla Motors, OpenAI, Hyperloop y The Boring Company, con una fortuna estimada en 22.500 millones de dólares estadounidenses, lo que lo convierte en la 54ª persona más rica del mundo y en la 24ª persona más poderosa del mundo, según la revista Forbes. Algunas de las metas que tiene y que promueve a través de sus empresas son, el frenar el proceso de calentamiento global mediante el abandono de combustibles fósiles por energías renovables como la solar, y el reducir al máximo el riesgo de una posible extinción de la raza humana, mediante la evolución hacia una civilización interplanetaria.

Se ha tomado tan en serio sus objetivos, que fue el creador del primer automóvil eléctrico económicamente viable, conocido como Tesla Roadster. Ese mismo auto fue el que terminó sobrevolando la órbita de Marte recientemente, manejado por un muñeco llamado Starman y con la mítica canción Space Oddity de David Bowie de fondo. Una campaña publicitaria por demás de llamativa de OpenX, otra de sus empresas, para promocionar el lanzamiento de su nuevo cohete Falcon.

Mientras prepara la tercera generación de su Tesla Supercharger, capaz de proporcionar cargas de hasta 250 kW y una actualización de la plataforma de sus autos ‘Hardware 3’, que permitirá dejar el auto para que se estacione solo y seguirnos como si se tratara del auto fantástico, Musk también ha tenido problemas por cavar túneles loop sin el consentimiento de los pobladores de la zona. Esta tecnología conocida como Hyperloop, permitirá lograr que los autos se movilicen por debajo de la tierra en algo similar a una patineta, alcanzando el objetivo deseado mucho más rápido y evadiendo el tráfico. Y eso no es todo, SpaceX también tiene en vista el desplegar una gran cantidad de satélites que permitan una conexión a Internet en el espacio con velocidad de hasta 1,8 Gbps.

Más allá de todos sus proyectos, el fanatismo de Musk por Marte es tal, que recientemente declaró en el programa Axios de HBO, que existe un 70% de probabilidad de irse a vivir a ese planeta, gracias a un número creciente de avances que podrían hacerlo posible en los próximos años. La realidad es que llegar a Marte es solo el primer desafío, después de eso habrá que pasar la mayor cantidad del tiempo construyendo una base y luchando por sobrevivir en condiciones difíciles. Si bien es posible volver, nada está garantizado pero la confianza de Musk respecto a las probabilidades de irse a vivir a Marte, gira en torno a la nave SpaceX BFR, ahora bautizada como Starship, y su visión más amplia del mismo, además de que se encuentran trabajando en diferentes hábitats, alimentos y fuentes de energía, que puedan hacer viable la posibilidad de permanecer en el Planeta Rojo durante períodos prolongados de tiempo. Si bien es posible volver, nada está garantizado y hay que admitir que si pasa algo, hay un imprevisto o algo no funciona como debe, la ayuda puede tardar demasiado en llegar. Para Musk, al igual que escalar el Everest, se trata del desafío de conseguirlo, y seguramente de la adrenalina. Es eso que pasa cuando uno tiene demasiado dinero y ya no tiene ningún cometido en la vida más que a gastarlo y esperar a que nos llegue el final.

No hay dudas en que nos encontramos frente a un magnate que ha sabido aprovechar su poder y dinero a favor de la humanidad, aunque hay que ver hasta dónde llega el límite entre el deseo de poder y el deseo de ayudar a los demás.

Por Federico Picone
dotpod.com.ar